La dirección provincial del PP sustituirá las siete vacantes del Ayuntamiento
Escrito por Administrator   
sábado, 04 de noviembre de 2017

Recomponer las costuras del partido es la prioridad del presidente del PP, José Antonio Faraco, que se queda no sólo como cabeza visible del partido en Almonte sino como único concejal después de la dimisión en bloque de sus siete compañeros en el Ayuntamiento de Almonte. La dirección provincial del PP ha asegurado que el Grupo Municipal en Almonte "recuperará la normalidad institucional para seguir defendiendo los intereses de los almonteños" y que se sustituirán todas las bajas, según la vicesecretaria del PP de Huelva, Rocío Moreno, si bien no se han dado nombres ni plazo.

 

araco reconoció a este rotativo que la decisión fue "toda una sorpresa", por inesperada y por "la alevosía" con la que se llevó a cabo. El nuevo líder popular dijo "respetar" la decisión legítima y honrada de sus ya ex compañeros de filas, que lejos de aferrase a sus actas de concejal decidieron ponerlas a disposición de las siglas con las que concurrieron a los comicios locales en 2015. En cualquier caso, lamenta la falta de lealtad al partido de Domínguez y los suyos, quienes podían haber optado por una opción que él considera más plausible: "Marcharse con dignidad, honores y respeto" tras dar por concluido "su tiempo político". En cualquier caso, el edil realizó una defensa cerrada de la dirección provincial insistiendo que ésta siempre se mantuvo al margen de los dimes y diretes locales.

 

El presidente local de los populares lamenta la "deslealtad" de Domínguez y los suyosMoreno niega falta de democracia interna y de interés por los asuntos almonteños

En este sentido, apuntó que el punto de fricción entre las dos corrientes en el PP se produjo tras el último congreso local celebrado en el mes de julio. Con su celebración se trataba de poner punto final al vacío de poder dejado tras la decisión de Manuel Ángel Barrera de presentar hace años su dimisión irrevocable. Una gestora provincial se hizo con las riendas a nivel local y en julio se celebró el controvertido cónclave al que no comparecieron ni el exalcalde ni ninguno de los concejales que el pasado jueves firmaron su dimisión. Domínguez entendía que se había vulnerado el principio de "transparencia y juego limpio". Faraco descarta tales acusaciones y señaló que para impugnar el proceso el propio exalcalde debía de estar presente en el congreso. Sin oposición alguna, el hoy presidente del PP fue elegido con el 100% de los votos.

En esta misma legislatura también dimitieron José Carlos Curto y Miguel Ángel Fernández por diferencias de criterio con la estrategia de oposición de Domínguez. Por el contrario, Lidabeth Romero lo hizo por cuestiones personales. Ahora, tras la deserción de los siete ediles, el PP se queda en cuadro para cubrir las nuevas bajas. A pesar de que el PSOE gobierna en minoría con diez concejales, frente a los de Mesa de Convergencia (2) e IU (1); la crisis interna del PP (8) le allanan el camino en su labor de gobierno al quedar descabezado el principal grupo de la oposición.

En medio de este maremoto, el PP almonteño quiso dar un clima de normalidad a estas dimisiones, Domínguez y los suyos vincularon su decisión a las malas relaciones con la dirección provincial. Un distanciamiento que viene de lejos por la oposición de estos al papel de Manuel Andrés González al frente de la dirección del partido. Almonte fue uno de los municipios que censuraron duramente la decisión del presidente provincial de firmar el llamado pacto por el agua que, grosso modo, suponía un reparto del poder y de los fondos con los que la Mancomunidad de Aguas de Huelva (MAS) riega a los partidos políticos.

La última y más sonada disputa fue la denuncia de los ediles de que González les "puenteó" en temas transcendentales para los intereses de los almonteños como la Saca de las Yeguas o el incendio que afecto a Doñana, que arrasó con miles de hectáreas de monte público desde Moguer hasta las proximidades de Matalascañas. Más concretamente denuncian que quien fuese alcalde de Lepe trató de mantener a espaldas del PP local una reunión con la Asociación de Criadores de Ganado Marismeño, a fin de posicionarse sobre el conflicto que mantuvo la entidad ganadera con la Junta.

A pesar de que José Antonio Domínguez logró para el PP de Almonte sus mayores éxitos electorales, desde Huelva siempre se le vio con desconfianza. Para más inri, en su etapa de gobierno el edil echo en falta el apoyo del partido para luchar contra los posibles casos de corrupción que habían azotado al municipio durante las ultimas tres décadas bajo el gobierno de los socialistas. El líder almonteño nunca se sintió plenamente respaldado en estos temas. Tras su primer traspiés electoral en 2015, tras sacar adelante una difícil legislatura en la que gobernó en minoría, desde Huelva vieron una oportunidad idónea para trazar su relevo generacional, quitándose, de paso, al que consideraban un incomodo aliado.

El PP ha atribuido la dimisión de siete de los ocho concejales en el Ayuntamiento de Almonte a los resultados del congreso local de este partido en el que salió elegido como presidente José Antonio Faraco. Rocío Moreno, rechazó ayer que existan discrepancias de otro tipo y negó la falta de democracia interna del partido, así como la ausencia de un sistema que garantizase la participación de los afiliados, como han esgrimidos los dimitidos.

Moreno explicó que el exportavoz y exalcalde del PP en el Consistorio de Almonte, José Antonio Domínguez, y sus seguidores, recurrieron la convocatoria del congreso al comité de derechos y garantías de Andalucía que no tiene competencias para pronunciarse sobre el procedimiento a seguir para celebrar el cónclave, alegando que no se convocó en tiempo y forma local.

Posteriormente, una vez celebrado el congreso para presidir el partido, al que Domínguez no se presentó como candidato, éste recurrió el resultado del mismo pero, esta vez, el comité ha desestimado el mismo, por lo que José Antonio Faraco, la única candidatura presentada, preside desde entonces el PP almonteño.

La vicesecretaria rechazó que se haya producido por parte de la dirección una falta de interés por asuntos considerados capitales para el municipio como la Saca de las Yeguas o el incendio de Moguer, entre otras cuestiones.

 El presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, achacó ayer la dimisión en bloque de siete de los ocho concejales del PP en el Ayuntamiento de Almonte a "desavenencias" por parte de algunos representantes del partido sobre quién tiene que ser el candidato de cara a las próximas elecciones municipales. Así se pronunció Moreno con la dimisión en el pleno ordinario debido a "sus discrepancias" con la dirección local y provincial. El máximo dirigente los populares andaluces dijo que esta situación se viene arrastrando desde hace ya "bastante tiempo" y que esas "discrepancias" han desembocado en una dimisión por parte de una serie de concejales. "Es algo que forma parte de la vida política interna de un partido, donde a veces hay desavenencias y donde hay responsables públicos que a veces renuncian a integrarse en el grupo popular", concluyó.

 

fuente: huelvainformacion